Congelación / Vitrificación de Semen

Home Congelación / Vitrificación de Semen

Congelación de semen

La congelación del semen es una técnica ampliamente utilizada que permite preservar la fertilidad en el hombre. Gracias a la criopreservación espermática, los espermatozoides que son congelados y almacenados en bancos de esperma podrán usarse mediante técnicas de reproducción asistida en un futuro. Además, no verán afectada su calidad ni tendrán un tiempo límite de conservación.

Se recomienda la congelación de semen en los siguientes casos:

  • Pacientes oncológicos: La congelación de espermatozoides permite preservar la fertilidad en pacientes que previsiblemente van a perderla debido a tratamientos de quimioterapia o radioterapia. En estos pacientes es necesario que las muestras sean congeladas antes de iniciar el tratamiento, dado que una vez iniciado, la calidad seminal puede verse alterada y comportar peligros para la descendencia. Una vez superada la enfermedad, en ocasiones se recupera la fertilidad.
  • Pacientes que van a someterse a una vasectomía: Algunos pacientes que se realizan la vasectomía deciden congelar algunas muestras a modo de precaución, por si en el futuro desearan ser padres, ya sea con la misma pareja u otra. De esta manera, se facilitarían los tratamientos futuros de reproducción asistida para obtener descendencia con esperma propio.
  • Pacientes con mala calidad espermática: En pacientes con una calidad espermática muy baja, es aconsejable congelar muestras previamente al inicio del tratamiento de reproducción asistida. La finalidad es asegurar que el día de la punción folicular habrá espermatozoides disponibles para fecundar los óvulos obtenidos.
  • Pacientes con dificultades para obtener la muestra: Algunos hombres presentan limitaciones a la hora de obtener la muestra el día de la inseminación artificial (IA) o de la fecundación in vitro (FIV). La criopreservación espermática permite manejar con mayor comodidad estos tratamientos. Por ejemplo, sería útil en aquellos pacientes con dificultades para eyacular por bloqueo psicológico o aquellos que no pueden asistir a la clínica debido a que su lugar de residencia está lejos (especialmente en los casos de ovodonación).

Además, también permite optimizar el uso de muestras valiosas, como las obtenidas mediante biopsia testicular o aspiración de epidídimo, los lavados de semen de varones seropositivos o los pacientes oncológicos comentados anteriormente. De esta manera, se pueden dosificar las muestras y utilizarlas poco a poco, según se requiera.

¿Cuál es el proceso de congelación de esperma?

La congelación de semen es una técnica rutinaria y sencilla que se puede realizar en cualquier laboratorio de reproducción asistida. Para garantizar que la seguridad del resto de muestras del laboratorio de andrología no se compromete, es necesario que antes de congelar el semen el paciente aporte serologías actualizadas.

Además, también hay que valorar la calidad seminal mediante un seminograma (concentración, movilidad, morfología y vitalidad) antes de realizar la técnica, ya que será el factor principal que determinará la viabilidad de la muestra una vez sea descongelada. El único requisito imprescindible para realizar esta técnica es que se encuentren espermatozoides móviles en el eyaculado.

Congelación espermática

Generalmente, la criopreservación espermática se lleva a cabo mediante un proceso de congelación lenta. Se añaden crioprotectores a la muestra (entre ellos, algunos tienen componentes de la yema de huevo) para evitar que se produzcan daños celulares en los espermatozoides. Estos crioprotectores deshidratan las células para evitar que el agua, al congelarse, rompa las membranas, cosa que provocaría la muerte celular. Una vez añadidos los crioprotectores, la muestra se reparte normalmente en criotubos o en pajuelas, se va descendiendo la temperatura de éstos paulatinamente y finalmente se almacenan en nitrógeno líquido, a -196ºC.

Es importante destacar que es durante los procesos de congelación y descongelación cuando los espermatozoides pueden sufrir daños. Durante el almacenaje, la calidad seminal no varía.

En el caso de las muestras valiosas (procedentes de pacientes oncológicos, biopsias testiculares, lavados por VIH, etc.), la congelación se puede realizar en pequeñas perlas para optimizar la utilización de éstas, ya que es posible descongelar menos cantidad de muestra cada vez.

Vitrificación espermática

En los últimos años, se ha estado desarrollando una nueva técnica de criopreservación espermática: la vitrificación de espermatozoides. Es un método de congelación ultrarrápido que permite realizar el proceso en menos tiempo.

El uso de este método está muy extendido para la criopreservación de óvulos y embriones. Esto es porque son más sensibles que los espermatozoides a los procesos de congelación debido a que tienen más agua en su interior. Sin embargo, los espermatozoides no son tan problemáticos a la hora de ser congelados y no hay necesidad de recurrir a la vitrificación espermática para obtener buenos resultados.

Vitrificacion-espermatica-18
¿Cuánto tiempo se puede mantener el semen congelado?

Hasta el momento no se ha detectado que el tiempo influya en la calidad de los espermatozoides criopreservados. Por lo tanto, las muestras pueden estar congeladas el tiempo que sea necesario. De hecho, se conocen casos en los que se han conseguido embarazos con espermatozoides que llevaban congelados más de veinte años.

¿Necesitas ayuda?