Fecundación in Vitro

Home Fecundación in Vitro

Fecundación in Vitro

¿Qué es la Fecundación In Vitro?

La fecundación in vitro es una de las técnicas la más efectivas de la reproducción asistida de alta complejidad. Consiste en la unión del óvulo de una mujer con un espermatozoide de un hombre en el laboratorio –in vitro–, con el fin de obtener embriones de buena calidad que puedan, tras su transferencia al útero materno, dar lugar a un embarazo.

En la fecundación in vitro, los óvulos son extraídos mediante un proceso sencillo, que no requiere heridas en abdomen, llamado punción ovárica. Este procedimiento consiste en realizar una punción en los flóculos ováricos para aspirar su contenido – el líquido folicular- y así recuperar los óvulos.

¿En qué casos está indicado?

La fecundación in vitro se puede realizar con esperma de donante o de la pareja y nos permite facilitar el proceso de la fecundación cuando existen otras causas que la dificultan. Este tratamiento se recomienda para mujeres después de varias inseminaciones artificiales sin éxito, con endometriosis avanzada, con afectaciones en las trompas, edad avanzada, entre otras.

¿Cómo se lleva a cabo la Fecundación In Vitro?

Para llevar a cabo este procedimiento es necesario estimular hormonalmente a la paciente de manera controlada y recolectar óvulos maduros de los ovarios, que luego son fecundados in vitro en el laboratorio, donde se cultivan durante unos días. Luego, el embrión es transferido a la cavidad uterina y los restantes se conservan para su uso futuro.

El objetivo de la Fecundación In vitro es conseguir un embarazo, solucionando los problemas de esterilidad de la pareja.

Fases de la Fecundación In Vitro
  1. Estimulación ovárica: estaconsiste en inyecciones diarias que la paciente puede administrarse ella misma. De forma natural, la mujer produce un único óvulo cada mes, pero gracias a este tratamiento hormonal, que dura entre 15 y 25 días, se provoca un crecimiento multifolicular con el cual se desarrollan varios. Esto nos permitirá posteriormente conseguir varios óvulos, que se fecundarán y darán lugar a embriones.
  2. Punción ovárica o folicular: Se trata de un procedimiento simple que dura entre 15-20 minutos y que se realiza en quirófano bajo sedación, para evitar cualquier molestia a la paciente. Se accede a los ovarios desde la cavidad vaginal, y se puncionan cada uno de los folículos. Es el líquido aspirado de cada folículo el que contiene los óvulos que posteriormente se podrán fecundar en el laboratorio de fecundación in vitro. Tras el procedimiento, la paciente descansa durante un periodo, pudiendo continuar ese mismo día con su rutina habitual.
  3. Preparación del semen: La muestra de semen es preparada en laboratorio para optimizar sus características y aumentar así la posibilidad de obtener un embarazo.
  4. Fecundación in vitro: se procede a la fecundación in vitro de los óvulos, que puede realizarse con semen de donante o de la pareja. Este procedimiento puede llevarse a cabo mediante dos técnicas diferentes:
    La primera es la técnica de FIV convencional, en la que se depositan cada uno de los óvulos obtenidos en la punción en gotas de semen previamente preparado, de forma que se simula en la placa de cultivo el proceso de fecundación natural. La segunda técnica es mediante la inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI): se trata de una técnica de elevada precisión que consiste en que nuestros embriólogos seleccionan individualmente los mejores espermatozoides y los introducen uno a uno en el interior de cada óvulo.
  1. Cultivo embrionario: El cultivo de los embriones dura entre 5 y 6 días. El embriólogo se encarga de proporcionar las condiciones de cultivo necesarias para los embriones en cada fase, y simultáneamente observan y analizan su desarrollo para poder evaluar su calidad.
  2. Transferencia embrionaria: Para hacer la transferencia embrionaria, hay que preparar previamente el útero de la paciente, asegurando que el endometrio (la capa interna del útero) tiene el grosor adecuado para recibir al embrión y facilitar el embarazo. Durante la transferencia, se introduce el mejor embrión en el útero con la ayuda de una cánula. Se realiza en quirófano, pero se trata de una procedimiento rápido e indoloro, por lo que es ambulatorio y no requiere ningún tipo de anestesia.
¿Qué resultados se obtienen con la Fecundación In Vitro?

Las probabilidades de obtener un embarazo con un tratamiento de Fecundación In Vitro son muy elevadas, gracias a los avances técnicos y a la última tecnología desarrollada. Además, dependiendo de los ciclos que se realicen, aumentan las posibilidades de embarazo, como por ejemplo, tras cuatro ciclos de FIV, el índice de embarazos puede alcanzar el 60%.

Después del procedimiento

Después de la transferencia de embriones, a la mujer se le puede pedir que descanse durante el resto del día. No es necesario hacer reposo total en cama, a menos que haya un mayor riesgo de síndrome de hiperestimulación ovárica (OHSS, por sus siglas en inglés). La mayoría de las mujeres retoman sus actividades normales al día siguiente.

Las mujeres que se someten a FIV deben usar progesterona vía vaginal o vía oral después de la transferencia embrionaria. La progesterona es una hormona producida naturalmente por los ovarios que ayuda a preparar el revestimiento de la matriz (útero) para que el embrión pueda implantarse. La progesterona también ayuda a que el embrión implantado crezca y se establezca en el útero. Una mujer puede continuar tomando progesterona de 8 a 12 semanas después de quedar en embarazo. Un nivel bajo de progesterona durante las primeras semanas del embarazo pueden provocar aborto espontáneo.

Más o menos de 12 a 14 días después de la transferencia de embriones, la mujer volverá a la clínica para que pueda realizarse una prueba de embarazo.

Llame a su proveedor de inmediato si se sometió a una FIV y presenta:

  • Fiebre de más de 100.5ºF (38ºC)
  • Dolor pélvico
  • Sangrado vaginal abundante
  • Sangre en la orina
Expectativas (Pronóstico)

Las estadísticas varían de una clínica a otra y deben examinarse cuidadosamente.

  • Las tasas de embarazo reflejan el número de mujeres que quedaron embarazadas después de FIV. Pero no todos los embarazos terminan en un nacimiento vivo.
  • Las tasas de nacidos vivos reflejan el número de mujeres que dan a luz a un niño vivo.

Según la Sociedad de Tecnologías Reproductivas Asistidas (SART, por sus siglas en inglés), la probabilidad aproximada de dar a luz a un bebé vivo después de someterse a FIV es como sigue:

  • 41% a 43% para mujeres menores de 35 años
  • 33% a 36% para mujeres de 35 a 37 años
  • 23% a 27% para mujeres  de 38 a 40 años
  • 13% a 18% para mujeres de 41 años en adelante
¿Por qué motivo podría cancelarse un ciclo de Fecundación in vitro?

Cuando se inicia un ciclo de Fecundación in vitro, es necesario realizar controles ecográficos para asegurarse que la estimulación se está produciendo de manera adecuada y que el ovario está respondiendo a la medicación, ya que podrían surgir problemas. En caso de que el ovario no responda adecuadamente, ya sea por una respuesta demasiado pobre o excesiva, podría ser necesario cancelar el ciclo. También es posible que solo se cancele la transferencia de embriones por diversos motivos, situación para la cual existen varias estrategias a seguir en función del problema. En cualquier caso, las siguientes situaciones podrían ocasionar la cancelación del ciclo de FIV durante cualquiera de sus pasos:

  • Baja respuesta a la estimulación ovárica: se pueden desarrollar pocos folículos ováricos, tener niveles hormonales bajos o alterados que indiquen una mala calidad de óvulos, o una ovulación espontánea y perdida de óvulos.
  • Riesgo de hiperestimulación ovárica: esto se da cuando hay una respuesta excesiva a la medicación hormonal que, en los casos más graves, puede llevar a padecer el síndrome de hiperestimulación ovárica (SHO). La alta respuesta a la estimulación ovárica se produce cuando se obtienen 15 o más óvulos en la punción folicular o cuando se obtiene un nivel de estradiol en la sangre superior a los 2,500 pg/ml el día que se induce la ovulación.
  • Incapacidad de obtener el semen: una vez obtenidos los óvulos de la mujer, existe un tiempo límite para fecundarlos de alrededor de 4 horas. Es muy importante tener el semen de la pareja preparado para la fecundación.
  • Cancelación de transferencia embrionaria debido a la falta de embriones: ya sea por fallo de fecundación o por detención del desarrollo de los embriones en cultivo.
  • Cancelación de transferencia embrionaria debido a un endometrio no receptivo: si se transfieren los embriones en un momento distinto al de la ventana de implantación, es muy probable que los embriones no puedan anidarse en el endometrio y haya un fallo de implantación.
Fecundación In Vitro con óvulos propios

La fecundación in vitro con óvulos propios y semen de la pareja se conoce como fecundación in vitro propia ya que en ella no interfiere material genético de terceros, sino que solo participan los dos miembros de la pareja en cuestión.

Fecundación In Vitro con ovodonación

La FIV con ovodonación es un tratamiento de reproducción asistida en donde se realiza la misma FIV con óvulos de una donante anónima y los espermatozoides son de la pareja receptora. Este procedimiento hace posible el milagro de tener un hijo a pacientes que no pueden gestar un embrión por su mismas, o que de otra manera no podrían tener hijos.

¿En qué casos está indicada la FIV con ovodonación?
  • Mujeres con baja fertilidad general de ovocitos propios, ya sea por la pérdida natural de fertilidad asociada a la edad, o por otros problemas.
  • Mujeres con fracasos previos de FIV con ovocitos propios.
  • Mujeres con fallo ovárico por menopausia, fallo ovárico precoz o cirugía ovárica.
  • Mujeres que no pueden utilizar sus propios ovocitos, ya sea por mala calidad o por enfermedades hereditarias que no pueden ser detectadas por técnicas de DGP.
¿Cómo se lleva a cabo la FIV con ovodonación?

A diferencia de una FIV con ovocitos propios, la estimulación ovárica y la recuperación de los ovocitos se realiza a la donante de ovocitos. La mujer receptora generalmente sigue un tratamiento hormonal sustitutivo para conseguir un endometrio receptivo y así facilitar la implantación de los embriones que serán transferidos. En el caso que la ovodonación se realice en fresco, donante y receptora se preparan de manera paralela, aunque sin conocerse. En el caso de transferencia de congelados, se busca la donante más adecuada a la receptora, y esta última decide cuando iniciar el proceso.

Para la mujer receptora es un proceso menos agresivo, ya que usualmente no se utilizan inyecciones, y se llevan menos controles ecográficos y analíticos que los requeridos con la estimulación ovárica. Los ovocitos recuperados de la donante pasan a disposición de la pareja receptora y son inseminados o microinyectados con los espermatozoides del hombre de la pareja receptora, o si fuera el caso, con semen de donante. Posteriormente los embriones obtenidos se transfieren al útero de la mujer receptora o pueden ser congelados.

Las donantes son chicas jóvenes, de edad comprendida entre los 18 y los 30 años y con un buen estado de salud psicofísica. Para la aceptación de una mujer como donante requiere haber pasado satisfactoriamente un estudio exhaustivo y riguroso que comprende un reconocimiento médico (visita con anamnesis, exploración ginecológica y ecografía), una visita psicológica y controles analíticos destinados a minimizar el riesgo de transmisión de enfermedades infecciosas (SIDA, hepatitis, toxoplasmosis, sífilis, rubeola, herpes virus, citomegalovirus, gonococia, clamidias) y hereditarias.

Una vez aceptada una donante en el programa LATIDonación, esta formaliza un consentimiento escrito, especificando la voluntariedad, las finalidades y las consecuencias del acto de donación. En él se especifica también que a todos efectos legales la receptora de los ovocitos será la madre legal del hijo concebido en caso de embarazo. La elección de la donante idónea para una mujer o pareja receptora comprenderá la compatibilidad de grupo sanguíneo y Rh y también buscará la máxima similitud física posible (peso, altura, color de ojos, cabellos, etc.). La donación es anónima y por eso la receptora no podrá conocer la identidad de la donante y viceversa.

Fecundación In Vitro Diagnóstico Genético Preimplantacional

La Fecundación in vitro (FIV) con diagnóstico genético preimplantacional, es la combinación de ambos procedimientos para la presencia o ausencia de determinadas anomalías genéticas o alteraciones en el número de cromosomas en los embriones antes del momento de su transferencia dentro del útero. Al detectar problemas cromosómicos en el embrión que se transfiere, disminuye el riesgo de aborto y aumentan las probabilidades de tener un bebe sano, libre de enfermedades como el síndrome de Down, Turner o Klinefelter.

¿En qué consiste el Diagnóstico Genético Preimplantacional?

Este procedimiento consiste en la biopsia o extracción de una célula del embrión en sus primeras fases de desarrollo, usualmente al el tercer día del cultivo. Las células que se extraen son analizadas para valorar la presencia o ausencia de determinadas características genéticas o cromosómicas. Una vez conocido el diagnóstico genético o cromosómico, los embriones valorados como normales serán seleccionados para su transferencia o congelación. El DGP mejora la eficacia de la FIV al evitar la transmisión de enfermedades o anomalías genéticas y cromosómicas a los futuros hijos y al evitar determinados casos de abortos espontáneos.

En los ciclos de FIV con DGP se lleva a cabo una doble selección de los embriones transferidos: a nivel morfológico y a nivel cromosómico. Esto permite aumentar las posibilidades de embarazo con FIV, ya que se minimiza el riesgo de trasferir embriones cromosómicamente anormales, que tienden a no implantar o a producir abortos espontáneos.

¿En qué casos se indica?

Una fecundación in vitro junto con el diagnóstico preimplantacional se recomienda para:

  • Mujeres mayores de 35 años
  • Mujeres que se han realizado dos o más ciclos de reproducción asistida sin embarazo.
  • Mujeres que han sufrido dos o más abortos por causas desconocidas.
  • Mujeres que han tenido una gestación anterior con anomalías cromosómicas, especialmente con ciclos de reproducción asistida.
  • Parejas en las que el esperma del hombre presente alteraciones de la meiosis o un bajo recuento de espermatozoides.
Preguntas frecuentes sobre FIV

Cuando vas a someterte a una Fecundación In Vitro (FIV) se deben valorar y analizar muchos factores durante el proceso de decisión, momento en el cual surgen un sin número de interrogantes. Es importante resolver todas las dudas que pudieran existir, y entender el proceso antes de someterte a la FIV. A continuación respondemos algunas de las preguntas más frecuentes sobre la FIV.

¿Qué pruebas se realizan antes de una Fecundación in vitro?

Antes de iniciar el historial clínico tanto de la paciente que se someterá a la FIV, como el donante fecundador, deben ser revisados y valorados por el especialista. El análisis espermático del donante, ya sea el cónyuge o no, evaluara la calidad seminal del varón, y el estudio y examen ginecológico valorara la parte femenina.

¿Cuál es la duración del tratamiento de FIV?

Por lo general dura entre unas 3 y 4 semanas, e incluye desde los primeros análisis, hasta la transferencia de embrión, concluyendo en la prueba de embarazo para validar si hay, o no, un embarazo.

¿Se considera necesario un tratamiento hormonal?

Si. El objetivo de que la mujer reciba tratamiento hormonal es de estimular el desarrollo de más de un ovulo para aumentar la potencialidad de la fecundación, y una posterior selección embrionaria.

¿Es dolorosa la extracción de óvulos?

La extracción de óvulos consiste en una pequeña intervención para poder llevar a cabo la fecundación. Pero no debes alarmarte. La extracción de óvulos se realiza via vaginal y bajo sedoanalgesia, por lo que no se siente ningún dolor o malestar durante el procedimiento.

¿Qué es la transferencia embrionaria?

Este es uno de los últimos pasos que se realiza en una FIV, y es la etapa clave para obtener un embarazo. El momento en el cual existan mayores condiciones de esterilidad es cuando se realiza la transferencia embrionaria, que es cuando los embriones se introducen dentro del útero, de forma similar a como ocurre en el tratamiento de fertilidad de inseminación artificial. Este procedimiento no requiere ni anestesia ni sedación.
¿Necesitas ayuda?